De periodismo, crisis y cambios de chip

De periodismo, crisis y cambios de chip

Los medios de comunicación y el oficio periodístico, desde su nacimiento, han vivido permanentemente en el filo de la navaja. Nunca ha sido un oficio fácil ni cómodo y, cada avance tecnológico - desde los tiempos de la imprenta - ha supuesto un reto que le ha confrontado a diario con la necesidad de reinventarse. En esa permanente labor de reinvención radica, en parte, su atractivo. Con la crisis económica desatada entre 2007 y 2008, sin embargo, los medios de comunicación viven uno de los momentos más dramáticos de su historia. Tanto en el ámbito de su legitimidad como en la esfera comercial y del modelo de negocio que permita su supervivencia. Las tecnologías de la comunicación y la multiplataforma hace tiempo que son una realidad, en lugar de una promesa. A pesar de ello, la sangría laboral y la situación crítica de los medios - tradicionales y digitales - no parece disminuir. Por eso, desde Charrosfera, en colaboración con la Asociación Salmantina de Periodistas (ASPE), pensamos que era una buena oportunidad de presentar a los salmantinos interesados el último trabajo de Bárbara Yuste y Marga Cabrera, "Emprender en periodismo", libro editado por la Universidad Abierta de Cataluña (UOC). Hace unos días, una de sus autoras, Bárbara Yuste, nos acompaño en la Librería Hydria para analizar el actual estado de la cuestión y vislumbrar posibles salidas laborales para los periodistas, perfectamente reflejadas en su libro. Si hay algo que los periodistas deben tener claro es que, su papel como meros replicadores de noticias, su presencia en una redacción "de nueve a cinco" y sus métodos y dinámicas de trabajo...
¿Y si hacemos las Américas?

¿Y si hacemos las Américas?

Hace ya algunos días (perdón por el retraso en la entrada, chicos) estuvo en nuestra quedada semanal Juan Carlos Gacitúa. Este exprofesor de la facultad de Comunicación de la UPSA es un buen conocedor de las nuevas tecnologías y la innovación. Circunstancias personales le han obligado a hacer el petate con su familia y regresar a Chile, su país de origen. Pero antes de marcharse, nos contó un montón de cosas interesantes sobre Chile y sobre lo que, con algo de espíritu emprendedor puede hacerse allá - para beneficio de los de acá, también -. Resumiéndolo mucho y faltando posiblemente a la veracidad de los detalles (que hablo de memoria) podemos decir que Chile es uno de los grandes desconocidos de Latinoamérica. A pesar de su apetecible ubicación geoestratégica, incluso en el entorno iberoamericano es considerado el "pariente pobre de Argentina" cuando no lo es, ni mucho menos. Con una potentísima industria de producción y exportación de cobre, Chile está despuntando como otra de las "tierras de la oportunidad" en "Las Américas", con permiso de Brasil. Chile crece. Sin estridencias, pero crece. Y está ávida de mentes ágiles, de jóvenes emprendedores y de proyectos que puedan echar raíces en los dominios del chicharrón de papas y el curanto. Y no son palabras vacías. El gobierno chileno, a través de su ministerio de Economía, ha puesto en marcha StartUp Chile. Una interesante iniciativa que arrancó en 2010 y en la que Juan Carlos ya ha participado - sin éxito, de momento, pero tiempo al tiempo -. La idea es que empresarios y emprendedores de todo el mundo se acerquen (físicamente o no)...
Adiós a la lengua de trapo

Adiós a la lengua de trapo

Ahí estás, delante de esa situación con la que tienes pesadillas: estás tú sol@, con tus notas bailando el hula-hoop en las manos, delante de “x” personas que te miran atentamente y que tienen los cinco sentidos puestos en ti. Esperan a que les cuentes, pero el nudo en el estómago tiene dimensiones cósmicas y no sabes exactamente dónde está el techo y dónde el suelo. Tu garganta está más seca que el Sahara en plena operación salida de Agosto y las piernas te traicionan, volviéndose de gelatina; las ideas, perfectamente alineadas como soldaditos en tu cabeza, antes de tomar el turno de palabra, han decidido dejarte en la estacada. ¡Horror! ¡Te has quedado en blanco! ¿Te suena la escena? Quizás no es tan dramático. A lo mejor estás en una importantísima reunión con un potencial inversor pero las palabras se te atropellan en la boca, tu cabeza va más rápido que tu lengua y esa brillantísima idea, esa que te iba a hacer millonario, parece la mayor estupidez del mundo. Pierdes al inversor, los millones y te comes tu proyecto con papas y una caña, por no saber expresar con elocuencia eso en lo que llevas semanas trabajando. Tranquilo, no eres el único. Les pasa a muchos, incluso a los más experimentados. Contrariamente a lo que se piensa, todo esto tiene solución. No lo aprenderás todo en un solo día, pero te contaremos algunos trucos y consejos. Descubrirás que los grandes oradores no pertenecen a una casta especial, que recibe clases particulares por las noches, a escondidas. Hay un excelente comunicador en ti. Y lo mejor de todo...
Diario de un plumilla en una reunión ‘geek’

Diario de un plumilla en una reunión ‘geek’

Así es amigos. Solo a un periodista medianamente trastornado puede ocurrírsele asistir al I Encuentro Nacional de Valleys sin tener más que los conocimientos justitos de tecnología para pasar el día. Pero así soy yo, un inconsciente integral, amante de las emociones fuertes y el buenrollismo productivo. Suena un poquito a comuna hippie, pero es la verdad ¿Por qué si no voy a unirme a Charrosfera, si no es para aprender y trabajar con gentes variopintas, al menos tan “locas” como yo? De entrada llego tarde al evento, celebrado en el Palacio de Congresos y Exposiciones de Castilla y León, en Salamanca (Noche larga, no queráis saber más). Con todo el mundo allí más concentrado que una pastilla de Starlux, se me ocurre desparramar por la sala con mi (sexy) cuerpo serrano en mitad de la presentación de Betabeers, interrumpiendo a Miquel Camps quien, poco después, descubro que es una especie de medio gurú y referencia en el sector. Genial. Como ya me cuesta tanto llamar la atención… Total, que me había perdido las presentaciones de Cachirulo Valley (Zaragoza), Bellota Valley (Extremadura) y CyLicon Valley (Valladolid) Me sorprendió la cantidad de gente que había asistido. No estaba demasiado encima del proceso de inscripción y no pensaba en semejante éxito de afluencia. Mentalmente anoté: primer tanto para Charrosfera. Esto marcha. A medias entre Jesús Merino y el gran David Bonilla (a quien admiro y conocí personalmente) tiraban del asunto hacia adelante. Todo se desarrolló según lo previsto y fueron desfilando el resto de Valleys, los presentes y los ausentes. ZamCode (hijos adoptivos de Charrosfera desde ya), los gallegos de Lacón...